EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Anatomía de la Columna

La columna vertebral, también llamada espina dorsal, es una estructura ósea resistente y a la vez flexible, que soporta el peso de la cabeza y el tronco, protege la médula espinal, y permite la flexión, extensión y rotación de la espalda.

Anatomía de la columna Columna vertebral vista desde el lado derecho

La columna está compuesta por huesos llamados vértebras. Entre las vértebras se interpone un cojín amortiguador llamado disco intervertebral. La columna tiene forma de tubo hueco por cuyo interior corre la médula espinal, de la que van saliendo los nervios o raíces nerviosas. Las raíces nerviosas salen a ambos lados de la columna a través de unos huecos entre las vértebras llamados foramen intervertebral o agujeros de conjunción.

 

Existen 33 vértebras en la columna. De arriba a abajo hay 7 cervicales, 12 dorsales (también llamadas torácicas), 5 lumbares, 5 sacras (están fusionadas y forman el hueso sacro) y 4 del coxis (también están fusionadas). Conforme vamos descendiendo las vértebras se hacen más voluminosas y resistentes, ya que el peso que han de soportar es mayor. Las vértebras se nombran usando una letra y un número, por ejemplo C6 es la sexta cervical, y L5 la quinta lumbar. La unión entre dos vértebras se llama segmento, por ejemplo el segmento L5-S1 es la unión entre la quinta lumbar y la primera sacra.

Como vemos en la imagen de arriba, el cuerpo de la vértebra rodea la médula por delante, mientras que la lámina de la vértebra la rodea por detrás. Cuando el cirujano tiene que atravesar la lámina para acceder a la médula o la raíz nerviosa la técnica se llama laminotomía, mientras que si extrae la lámina completamente se trata de una laminectomía.

 

Por detrás de la médula también vemos las articulaciones facetarias, una a cada lado. Aquí una vértebra se apoya directamente sobre otra, de forma que junto con el disco existen tres puntos de apoyo entre las vértebras. Las articulaciones facetarias tienen una capa de cartílago para evitar que los huesos hagan contacto directo. Además, la zona está bañada por líquido sinovial y envuelta por una membrana sinovial, para que el líquido no se salga. Cuando el cartílago se desgasta por el uso o la edad puede producirse una artrosis o espondilosis de columna. Cuando las articulaciones facetarias o la lámina se inflaman pueden formarse espolones óseos u osteofitos y pueden comprimir la médula dando lugar a una estenosis espinal.

 

En la imagen de arriba también podemos observar que el arco de la vértebra tiene un surco en el lateral por donde sale la raíz nerviosa. La vértebra que se apoye sobre ésta tendrá un surco parecido en su parte inferior, y al unirse ambos surcos se forma el agujero de conjunción o foramen intervertebral. Cuando el foramen se estrecha (por ejemplo una fractura o una estenosis espinal foraminal) puede comprimir el nervio.

En las imágenes de arriba podemos ver que si miramos la columna de perfil veremos unas curvas que son perfectamente normales: en el cuello y en la zona lumbar hacia delante (llamadas lordosis) y en el tórax y sacro hacia detrás (llamadas cifosis). Si miramos la columna de frente no debe haber curvas, es decir, debe ser recta. Si aparecen curvas puede ser un caso de escoliosis. Y si una vértebra se adelanta a sus vecinas podría tratarse de una espondilolistesis.

 

Seguir leyendo sobre la anatomía de la columna

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: