EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Qué es la Hernia Discal

02 de julio de 2015

 

La Hernia Discal, también llamada Hernia de Disco, se produce cuando el interior de los discos intervertebrales (núcleo pulposo) rompe el anillo fibroso que lo rodea, haciendo que el disco se salga de su espacio natural. Las hernias discales son una causa muy frecuente de dolor cervical o lumbar, y cuando comprimen la salida de los nervios, también producen dolor en brazos o piernas.

 

· Leer el artículo completo sobre la Hernia Discal

¿Por qué se produce la Hernia Discal?

 

Las Hernias de Disco se producen porque en nuestro día a día el núcleo pulposo hace presión sobre el anillo fibroso cuando nos movemos, saltamos, cargamos peso o giramos la espalda. Con el paso de los años las fibras del anillo pierden resistencia y acaban rompiéndose. También existen casos donde la Hernia se debe a traumatismos fuertes o por una alteración de determinados genes. Pinchar aquí para leer más sobre las causas de la Hernia Discal.

 

¿Qué síntomas produce la Hernia de Disco?

 

Los síntomas más frecuentes de la Hernia Discal Cervical son el dolor y rigidez de cuello y el dolor en hombros y brazos. Los de la Hernia Discal Lumbar son la lumbalgia y el dolor en glúteos y piernas (ciática). El dolor en brazos y piernas se denomina dolor irradiado, y afectará a distintas zonas según cuál sea el disco intervertebral herniado. Ver más sobre los síntomas de la Hernia de Disco.

 

¿Cómo se diagnostica una Hernia Discal?

 

El diagnóstico de la Hernia Discal se hace sobre todo por la exploración médica del paciente y los estudios de imagen. El dato más característico de la exploración es el signo de Lasegue (acompañado o no del signo de Bragard). La prueba de imagen más específica para la hernia discal es la resonancia magnética. Seguir leyendo sobre el diagnóstico de la Hernia Discal.

¿Es necesario operar una Hernia de Disco?

 

La mayoría de los pacientes con Hernia Discal no requieren cirugía. Las medidas no quirúrgicas suelen ser suficientes para controlar la enfermedad. Estas medidas incluyen reposo, calor local, fisioterapia, antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares. En casos más graves se pueden usar los corticoides por vía oral, intramuscular o en infiltraciones. Algunos pacientes se benefician del tratamiento con Ozono, radiofrecuencia o plasma. Pinchar aquí para leer más sobre todos los tratamientos de la hernia discal.

 

¿Cuándo operar una Hernia Discal?

 

Cuando los síntomas del paciente son graves, como por ejemplo pérdida de fuerza progresiva o falta de control de los esfínteres. También cuando el dolor y demás síntomas interfieren con las actividades diarias del paciente a pesar de haber hecho tratamiento conservador durante varios meses. Otro caso es el de deportistas profesionales u otras profesiones donde se requiere una curación inmediata. Los tipos de cirugías más frecuentes son la discectomía, la microdiscectomía y la fusión vertebral o artrodesis. Ver más sobre la Cirugía de la Hernia Discal.

 

¿Qué complicaciones tiene la operación de la Hernia Discal?

 

La complicación más temida es la lesión de la médula, pero esto es poco frecuente hoy en día. Más frecuente es la llamada fibrosis postquirúrgica o fibrosis postlaminectomía (un tipo de síndrome de cirugía de espalda fallida). Consiste en el crecimiento excesivo de tejido cicatricial en la zona interna de la espalda donde se ha realizado la operación. Generalmente no se recomienda reoperar a estos pacientes, aunque existen otras medidas para tratar su situación. Pinchar aquí para leer más sobre la fibrosis postquirúrgica y el síndrome de espalda fallida.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: