EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Neuroestimulación Medular para el Tratamiento del Dolor Crónico

03 de junio de 2015

 

La neuroestimulación medular es un tipo de tratamiento contra el dolor crónico a través de pequeñas descargas eléctricas sobre la médula. Veamos algunas características de esta técnica.

¿Qué es la neuroestimulación medular? ¿Es algo nuevo?

 

La neuroestimulación medular, también llamada estimulación medular eléctrica, es una técnica que se emplea desde hace décadas. Se basa en aplicar corriente eléctrica sobre la médula para que bloquee el paso del dolor. Recordemos que el dolor debe pasar por la médula en su trayecto desde la zona lesionada hasta el cerebro.

 

¿Para qué se usa la neuroestimulación medular?

 

La neuroestimulación medular se usa para tratar el dolor crónico de espalda o cuello que no responde al tratamiento conservador y que además no es operable. El dolor puede ser una lumbalgia, una ciática o ambas. Igualmente, puede ser una cervicalgia, una braquialgia (dolor de brazo) o ambas.

 

¿Cómo se aplica la neuroestimulación medular?

 

La neuroestimulación medular se aplica a través de un aparato que se implanta en el paciente. Se trata de una pequeña batería que se inserta bajo la piel del abdomen o glúteos, y que va conectada por unos cables hasta la columna. Estos cables se insertan en la zona de la columna a donde llega el dolor del paciente. El paciente puede controlar con un mando inalámbrico la conexión y desconexión de la corriente, la intensidad y las zonas que desea activar.

 

¿Cómo es la operación para implantar un neuroestimulador medular?

 

La colocación de los cables en la columna no requiere incisión sino que se hace a través de una aguja. Se aplica anestesia local y el paciente va indicando al médico en qué localización siente que el dolor disminuye más. Estos cables se conectan a la batería, que se deja fuera del cuerpo durante una semana. Si el paciente nota mejoría se procede a implantarla bajo la piel. Al final, todo queda bajo la piel y ningún elemento queda externo, por lo que el paciente puede ir en bañador, nadar y realizar cualquier actividad sin que se note la presencia del neuroestimulador.

 

¿Cuáles son los resultados de la neuroestimulación medular?

 

La neuroestimulación medular no corrige la causa del dolor, es decir, la lesión. Solamente actúa sobre el dolor, bloqueando su llegada al cerebro. En cuanto a la disminución del dolor, depende mucho de cada paciente. En general, entre un 50-60% de los pacientes notan una mejoría significativa. Se entiende por mejoría significativa cuando el dolor disminuye en un 50-70%, lo cual suele ser suficiente para mejorar su vida social y laboral, y para disminuir el uso de analgésicos orales. Es raro que la neuroestimulación medular haga desaparecer el dolor totalmente.

 

¿Para qué otras patologías se usa la neuroestimulación medular?

 

La neuroestimulación medular no sólo se usa para las enfermedades de columna. Aunque es muy frecuente su uso para el síndrome de cirugía de espalda fallida, también se usa en casos de neuropatía periférica, síndrome de dolor regional complejo, enfermedades de las meninges, y otras.

 

Otros puntos de interés sobre la neuroestimulación medular

 

Un dato interesante es que la batería del neuroestimulador tiene una duración de entre 2 y 5 años, según el uso que le da cada paciente. Al agotarse, debe ser reemplaza realizando una segunda operación. Actualmente ya se comercializan baterías recargables que no requieren extraerse para ser cargadas. También se está ensayando con baterías inalámbricas, las cuales se conectan a los electrodos sin necesidad de cables. Por tanto, no necesitarían ser implantadas y el paciente las puede llevar en un bolsillo.

 

También es interesante saber que la neuroestimulación no implica modificaciones permanentes de la columna. Es decir, es un tratamiento totalmente reversible dejando al paciente tal como estaba antes de la implantación.

 

Finalmente, señalar que la neuroestimulación medular es un tratamiento con muy pocas complicaciones, y que el daño medular es excepcional. Además, el paciente puede ajustar el aparato según va aprendiendo qué zonas debe activar, con qué intensidad y en qué momentos de su actividad diaria.

 

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: