EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Diagnóstico de la Artritis o Espondilosis

La osteoartritis de espalda, también llamada espondilosis, es una enfermedad originada por la destrucción del cartílago de las articulaciones entre las vértebras (articulaciones facetarias). En general, los pacientes acuden al médico por un dolor en la zona cervical o lumbar que mejora algo con los antiinflamatorios pero que pasado un tiempo vuelve a aparecer. En muchas ocasiones este cuadro lleva con ellos años, y aunque al principio era menos intenso con el paso del tiempo ha ido empeorando.

 

Una vez en el médico, éste preguntará sobre los síntomas del paciente: cómo es el dolor y la rigidez del paciente, cuándo aparece, qué lo desencadena o empeora, cuánto dura, qué lo alivia, etc.

 

Posteriormente procederá con el examen físico y neurológico del paciente. El examen físico sirve para evaluar los grados de movilidad de la articulación, la fuerza de la musculatura, el dolor al movimiento y la posición de las vértebras. Con el examen neurológico es posible valorar el grado de dolor a la palpación, si se conservan los reflejos, si existe pérdida de sensibilidad en la piel o contracturas musculares (espasmos) así como la irradiación de los síntomas a brazos o piernas.

Si el médico considera que hay indicios de artrosis normalmente prescribirá una radiografía simple de la columna (cervical o dorsal). Con las radiografías es posible observar la degeneración de las articulaciones facetarias y los signos del desgaste del cartílago articular. También son muy útiles para detectar los posibles espolones óseos (osteofitos) y su localización.

 

Una vez se estudia la radiografía simple es posible que el médico decida prescribir una resonancia magnética o un TAC. La resonancia es capaz de ver con detalle el disco intervertebral, y así descartar que los síntomas del paciente se deban más a la enfermedad de disco que a la osteoartritis. También es muy útil para ver la raíces nerviosas en su salida entre las vértebras, y así valorar un posible pinzamiento radicular (en tal caso el electromiograma puede ser útil para confirmarlo). En el caso del TAC su mayor ventaja es poder observar con gran nitidez la articulación facetaria, y si existen signos de degeneración que ayuden a confirmar el diagnóstico de osteoartritis de columna.

 

Es importante destacar que una imagen no puede diagnosticar la osteoartritis. La degeneración del cartílago es un proceso natural del envejecimiento humano y es frecuente observar imágenes con alteración de las articulaciones facetarias que sin embargo no van acompañadas de síntomas o limitación alguna.

 

El análisis de sangre no aporta gran información en la osteoartritis de columna, aunque puede usarse para descartar otras enfermedades. Otra técnica que se usa en determinadas ocasiones es la gammagrafía.

 

Toda esta información es necesaria para que el médico pueda emitir un diagnóstico y un plan de tratamiento. La columna tiene varias patologías con síntomas parecidos por lo que el diagnóstico correcto es clave para eliminar el dolor.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: