EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Síntomas de la Artritis o Espondilosis

La osteoartritis de columna, también llamada artrosis de columna o espondilosis, se produce como consecuencia del desgaste y degeneración del cartílago que recubre las articulaciones entre las vértebras.

 

Cuando el cartílago se desgasta se produce un roce entre los huesos que origina inflamación y dolor. Sin embargo, no siempre que hay degeneración del cartílago van a producirse síntomas. Es frecuente que personas de edad avanzada presenten articulaciones con signos claros de degeneración y artrosis y que sin embargo no sienten ningún tipo de dolor.

 

Cuando la espondilosis cursa con síntomas, los más frecuentes son la inflamación de la articulación y el dolor. El dolor se denomina cervicalgia cuando se produce en el cuello y lumbalgia cuando ocurre en la espalda baja, y suele agravarse con el movimiento de la articulación. Además del dolor, la artrosis suele llevar aparejada rigidez o falta de movilidad articular. Tanto el dolor como la rigidez son más evidentes al despertarse, hasta que la articulación entra en calor. Por otro lado, el dolor mientras se duerme suele ser bastante indicativo de la osteoartritis.

 

Otro síntoma frecuente de la espondilosis es el espasmo muscular, que se debe a una contracción de los músculos para evitar el movimiento de la articulación. Los músculos se contraen de forma involuntaria buscando una postura de defensa y así evitar el roce entre los huesos. El problema es que esta contractura cuando es potente y mantenida en el tiempo puede producir dolor muscular.

 

Otros síntomas que suelen acompañar a la artrosis son el dolor a la palpación y el aumento de temperatura en la zona de la articulación afectada. También es frecuente notar un sonido al mover la articulación, como una sensación de crujido o roce. Este síntoma se llama crepitación y tiene que ver con el desgaste del cartílago articular y la alteración de las superficies de contacto entre los huesos. La crepitación es más frecuente en la espondilosis cervical que en la lumbar.

Si nos centramos en la espondilosis cervical, además de los síntomas anteriores puede aparecer dolor de cabeza que afecta a la parte posterior de la cabeza (la zona occipital). Otras veces aparece una inestabilidad que dificulta el equilibrio al andar. También hay casos con afectación de hombros, brazos, manos o dedos. En estas zonas se puede sentir dolor, calambre o adormecimiento, y se debe a la formación de osteofitos que presionan las salidas de los nervios del cuello. Finalmente, es sumamente raro la aparición de dificultades para tragar. Este síntoma se debe a la compresión de la propia médula y se debe acudir al médico inmediatamente.

 

En cuanto a la espondilosis lumbar, además de los síntomas generales de la artrosis es posible que aparezca dolor, calambres o adormecimiento de nalgas, piernas o pies. Este dolor se denomina ciática y en este caso se debe a la formación de espolones óseos u osteofitos. Mucho más raro es la pérdida de control de los esfínteres (anal o urinario), debida a una afectación medular y que requiere atención médica urgente.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: