EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Cirugía de la Escoliosis Idiopática

La cirugía de la escoliosis idiopática permite corregir la curvatura de la columna además de evitar su progresión. Sin embargo, se trata de un tratamiento bastante agresivo que se reserva para casos severos.

 

El tratamiento quirúrgico está indicado para las escoliosis con más de 45 grados de curvatura. En estos casos no sólo se pretende mejorar la estética del paciente, sino los problemas de espacio que tales curvaturas generan sobre los pulmones o el corazón.

 

El tipo de cirugía que se realiza en la escoliosis idiopática es una fusión vertebral, también denominada artrodesis. Este procedimiento consiste en insertar tornillos en las vértebras y usar barras para unir los tornillos y alinear las vértebras, tal como vemos en la imagen de abajo.

También se pueden utilizar otros instrumentos, aparte de tornillos y barras, como ganchos, cables, etc. Una vez que las vértebras están alineadas, se procede a la colocación de injertos de hueso entre las vértebras, para que con el tiempo éstos crezcan y acaben fusionando las vértebras.

 

Los injertos de hueso suelen ser del propio paciente, normalmente de la pelvis, y se extraen durante la misma operación. También es posible usar hueso de donantes o incluso alternativas artificiales. Los injertos de hueso tardarán entre 3 y 6 meses en fusionar las vértebras, las cuales quedan unidas de forma definitiva como un bloque sin movimiento.

 

Los implantes metálicos (tornillos, barras, ganchos, etc.) tienen como misión soportar la columna mientras los injertos óseos se fusionan. Estos instrumentos por sí solos no son suficientes para estabilizar la columna durante largos periodos de tiempo. Una vez la fusión se produce se hacen innecesarios, aunque normalmente no se retiran si no dan problemas al paciente.

 

La fusión vertebral puede ser realizada por vía anterior, vía posterior, o ambas. Esta operación tradicionalmente ha sido un impedimento para el crecimiento del niño, ya que la vértebras operadas quedan hechas un bloque. Sin embargo, la instrumentación que se usa actualmente permite interferir cada vez menos en este proceso.

 

Después de la operación, el niño permanecerá en el hospital entre 4 y 7 días. Podrá volver a la escuela entre dos semanas y un mes tras la operación, aunque requerirá limitar su actividad física hasta que la fusión se complete. Algunos médicos recomiendan un corsé para asegurar la inmovilidad de la columna. Entre los 6 meses y el año, el niño podrá desarrollar una actividad física normal.

 

Las vértebras afectadas en las escoliosis idiopáticas suelen ser las torácicas, y las lumbares altas. En una espalda sana, estas vértebras no contribuyen mucho a la movilidad de la columna. De ahí que una cirugía de fusión no repercuta significativamente en la biomecánica de los niños, los cuales podrán desarrollar una vida prácticamente normal.

SIGUIENTE: Espondilolistesis

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: