EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Espondilolistesis Degenerativa

La espondilolistesis degenerativa es el tipo más frecuente de espondilolistesis. En esta enfermedad una vértebra se desplaza hacia delante sobre la vértebra de abajo, perdiéndose la alineación natural de la columna. La espondilolistesis degenerativa se debe al envejecimiento natural de la columna.

 

Las vértebras mantienen su estabilidad gracias a la acción de las articulaciones entre vértebras vecinas (articulaciones facetarias), así como a los ligamentos y el disco intervertebral. Con el paso de los años, estas estructuras se van desgastando de forma natural, en un fenómeno conocido como artritis o espondilosis de columna. A veces, este desgaste produce la inestabilidad de una vértebra que se desplaza hacia delante.

La espondilolistesis degenerativa afecta a adultos a partir de los 50 años, y especialmente a partir de los 65. Afecta más a mujeres que a hombres. La localización más frecuente es a nivel lumbar, casi siempre a nivel de L4-L5, aunque a veces en L3-L4. Más raramente puede afectar a la zona cervical, normalmente asociado a un síndrome facetario.

 

Lo más frecuente es que la espondilolistesis degenerativa no produzca síntomas. Sin embargo, a veces genera dolor lumbar y ciática, especialmente cuando existe una gran afectación de las articulaciones facetarias (las articulaciones entre las vértebras). Es frecuente también que en estos pacientes aparezca algún grado de estenosis espinal, como consecuencia del engrosamiento de las articulaciones facetarias afectadas.

 

Puede aparecer sólo la lumbalgia o la ciática, o ambas a la vez. La ciática se suele deber a la compresión de la salida de las raíces nerviosas, en una o ambas piernas, por una estenosis espinal. La ciática consiste en un dolor que puede afectar a glúteos, parte posterior de los muslos, los gemelos o los pies. A veces, más que dolor se produce una sensación de calambres, adormecimiento, u otras alteraciones sensitivas. Suele mejorar al sentarse, ya que se amplía el espacio de salida de los nervios.

 

La posición de la vértebra adelantada en una espondilosis degenerativa se considera relativamente estable, no siendo frecuente que su desplazamiento avance. En ocasiones muy raras se produce una progresión de los síntomas neurológicos (especialmente pérdida de fuerza) o una pérdida de control de los esfínteres (síndrome de cauda equina) que requieren de atención médica urgente.

 

El tratamiento de la espondilolistesis degenerativa consiste en medidas conservadoras como reposo (no se recomienda permanecer en cama más de dos días), terapias de frío y calor, medicamentos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares, así como fisioterapia. Una vez controlado el dolor es necesario modificar el estilo de vida reduciendo las actividades y posturas que desencadenan los síntomas.

 

Si estas medidas conservadoras no dan resultado, se pueden intentar las infiltraciones epidurales de corticoides, con un máximo de tres al año. En caso que tampoco se controle el dolor con las infiltraciones, se puede valorar la posibilidad de la cirugía.

 

La cirugía no suele ser necesaria en los pacientes de espondilolistesis degenerativa. Cuando se requiere, se puede realizar una laminectomía, una fusión vertebral o ambas, según si los síntomas se deben más a una estenosis espinal, a la inestabilidad de la vértebra o a ambas cosas, respectivamente. Es frecuente que ambas técnicas sean necesarias.

 

Las tasas de éxito del tratamiento quirúrgico de la espondilolistesis degenerativa son altas. Sin embargo, se trata de una operación de cierta envergadura que requiere de más de 6 meses para la solidificación completa de las vértebras. Como muchos de los pacientes de esta enfermedad son de avanzada edad, a veces no es posible realizar esta cirugía. En estos casos se recomienda hacer un mantenimiento con infiltraciones epidurales.

 

En general, aunque la artrosis de columna o espondilosis ocurre en la mayoría de personas de cierta edad, la espondilolistesis degenerativa afecta sólo a una minoría de éstos. Además, normalmente se controla con tratamiento conservador y evitando las actividades y posturas que desencadenan los síntomas.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: