EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Espondilolistesis Ístmica: Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico de la espondilolistesis ístmica se hace a través de la sintomatología y de algunas pruebas radiológicas.

 

Los síntomas más frecuentes son la lumbalgia y la ciática. La ciática se debe a la compresión de las raíces nerviosas en su salida entre las vértebras desplazadas. Es decir, se debe a una disminución del espacio foraminal (estenosis espinal). Se suele sentir como un dolor, pero también es frecuente tener calambres, adormecimiento o alteraciones de la sensibilidad. Puede afectar a la zona de los glúteos, parte posterior de los muslos, gemelos y pies.

 

Tanto la lumbalgia como la ciática de la espondilolistesis son dolores de tipo mecánico, es decir, que están relacionados con actividades como andar o estar de pie, y mejoran o desaparecen al sentarse o inclinarse hacia delante.

 

Los estudios radiológicos más frecuentes son las radiografías, a veces complementadas con una Resonancia Magnética o un TAC. Según el porcentaje de desplazamiento sobre la vértebra inferior, las espondilolistesis se clasifican en grado 1 (sobresale hasta un 25%), grado 2 (de 25% a 50%), grado 3 (de 50% a 75%) y grado 4, la más severa (de 75% a 100%).

 

El tratamiento de la espondilolistesis comienza con medidas poco invasivas, y si no dan resultado tras varios meses se debe considerar la cirugía.

 

Las medidas iniciales consisten en medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, terapias con frio y calor y fisioterapia. Los pacientes de espondilolistesis suelen tener los músculos isquiotibiales bastante contracturados, por lo que será importante hacer los estiramientos adecuados. Si estas medidas iniciales no funcionan se pueden intentar las infiltraciones epidurales de corticoides.

 

La cirugía representa una adecuada opción terapéutica en casos más graves. Hasta un 15-20% de los pacientes de espondilolistesis ístmica necesitarán operarse para controlar los síntomas. La técnica usada es la fusión vertebral, donde la vértebra fracturada se recoloca en su posición natural y se fusiona con las vecinas, de forma que se impide su desplazamiento.

 

Para realizar una fusión vertebral es necesario usar instrumentos metálicos (tornillos, barras, etc.) que fijen las vértebras unas a otras. También se debe hacer un injerto de hueso, normalmente con hueso del propio paciente. A los 6-9 meses los injertos óseos han crecido y fusionado las vértebras vecinas.

 

Cuando la espondilolistesis ocurre en adolescentes se debe hacer un breve descanso de las actividades deportivas, hasta que el dolor remite. Igualmente, se pueden usar medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, así como fisioterapia. Raramente es necesario llegar hasta una cirugía de fusión en este tipo de pacientes.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: