EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Síntomas de la Estenosis Espinal

Los síntomas de una estenosis espinal van a depender fundamentalmente de dos factores: si comprime la salida de los nervios o la médula; y si es cervical o lumbar.

 

La estenosis lumbar por compresión de los nervios (es decir los tipos foraminal o lateral) es la estenosis espinal más frecuente de todas. El síntoma más típico es un dolor general en la pierna al caminar o realizar otra actividad física. Típicamente, este dolor desaparece al detenerse o sentarse. A este tipo de dolor se le denomina pseudo-claudicación (para distinguirla de la claudicación verdadera que ocurre por problemas circulatorios). La pseudo-claudicación puede suponer una limitación importante en algunos pacientes de estenosis espinal lumbar, al impedirles realizar actividades ordinarias como por ejemplo ir al supermercado.

 

Aparte del dolor, otros síntomas posibles son los calambres, el adormecimiento, la quemazón o más raramente la pérdida de sensibilidad o de fuerza. No obstante, el dolor es el síntoma más frecuente, y a veces también afecta a la zona lumbar (lumbalgia) o el glúteo.

 

Aunque los síntomas de esta estenosis suelen ser intermitentes (al realizar actividades físicas) a veces aparecen de forma más permanente, por ejemplo un dolor constante no relacionado con el caminar.

 

Los pacientes con estenosis espinal lumbar foraminal o lateral suelen encontrar alivio de sus síntomas al inclinarse hacia delante. La flexión de la columna produce una separación de la parte posterior de las vértebras, por donde salen las raíces nerviosas. Por ello, al apoyarse sobre el andador o el carro de la compra estos pacientes quitan presión a los nervios comprimidos.

 

La estenosis cervical por compresión de la médula (estenosis central) suele producir unos síntomas algo más graves. Al comprimirse la médula a nivel del cuello se puede dar lugar a síntomas de descoordinación o alteración del balance, lo que suele producir frecuentes caídas al andar. Otras veces el paciente nota que las piernas no le responden o que le cuesta andar. La ejecución de tareas complejas que requieran destreza también puede estar alterada. También es posible tener síntomas de dolor o calambres en hombros, brazos, manos, piernas o pies, ya que las neuronas que van a todos estos sitios se pueden ver comprimidas a nivel del cuello. Además, estos síntomas pueden ser bilaterales (a derecha y a izquierda), ya que la compresión de la médula afecta a las neuronas que saldrán a ambos lados de la columna. Más raro es la pérdida de fuerza en las extremidades, así como la pérdida de control de los esfínteres, y reflejan una estenosis más severa que debe tratarse de inmediato.

 

En la estenosis cervical foraminal o lateral, es decir, por compresión de la salida de los nervios, los síntomas suelen ser unilaterales (a derecha o a izquierda). Lo más frecuente es tener un dolor que irradia a cuello o brazo y que varía según cambiamos de postura o actividad.

 

Finalmente está la estenosis lumbar central, que es menos frecuente. Es importante saber que la médula espinal conforme desciende por la columna va originando raíces nerviosas. Por tanto va perdiendo materia y grosor. Llegado un punto, la médula se convierte en las últimas raíces nerviosas, que siguen descendiendo por dentro de la columna. Este punto se encuentra en la columna lumbar. Por tanto, el contenido de la columna lumbar ya no es médula propiamente dicha, sino las últimas raíces nerviosas antes de ir saliendo entre las vértebras lumbares. Por eso, cuando ocurre una estenosis espinal lumbar central no se comprime la médula sino estas raíces que bajan por dentro de la columna, y los síntomas de esta estenosis son los propios de la compresión de estas raíces nerviosas.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: