EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Causas de la Hernia Discal

La hernia discal se produce cuando el núcleo gelatinoso del disco rompe las fibras del anillo fibroso que lo rodea, dando lugar a que el disco intervertebral se salga de su zona natural y ocupe espacios vecinos.

Aunque la hernia de disco se considera un proceso progresivo, desde la rotura de las primeras fibras del anillo hasta la salida del núcleo pulposo al exterior, debemos hacer varias matizaciones.
 
En primer lugar, no es necesario llegar hasta la última fase para tener todos los síntomas de una hernia discal. Desde que el núcleo pulposo se introduce en el anillo fibroso haciendo que la pared del disco invada áreas vecinas ya se puede producir dolor local y compresión de los nervios vecinos.
 
Segundo, no es un proceso que tenga que avanzar necesariamente. Es frecuente que la hernia discal se quede estable en una fase intermedia, sin que el núcleo pulposo llegue a salir nunca al exterior. Estas fases intermedias no tienen porqué ser más leves que la fase final ya que como veremos más adelante, los síntomas de una hernia discal no están siempre correlacionados con su volumen.
 
Y tercero, este proceso no tiene porqué ser lento pues a veces la hernia discal se produce de forma súbita avanzando varias fases de una vez.
 
Las etapas de este proceso de herniación del disco reciben distintos nombres. Prolapso o protrusión, cuando el disco ya empieza a invadir áreas vecinas. Fisura, cuando la pared del disco está agrietada pero el núcleo pulposo todavía no sale al exterior. Extrusión, cuando el núcleo ya sale al exterior. Y secuestro, cuando la parte de núcleo en el exterior se separa del resto y queda libre. Lo cierto es que la división entre unas etapas y otras no es siempre tan clara. Además, a veces la definición de estos términos puede cambiar entre unos médicos y otros. Lo importante quizá sea que el paciente pueda entender si su hernia discal se encuentra en una fase inicial, intermedia o final, y las repercusiones que esto pueda tener sobre su enfermedad.
 
¿Por qué se producen hernias discales? La presión del núcleo pulposo hacia fuera es un hecho totalmente natural. Para amortiguar el peso del cuerpo y para poder doblarse o torsionarse, el disco necesita una parte más gelatinosa capaz de desplazarse en su interior para compensar fuerzas. Los motivos por los que estas fuerzas acaban rompiendo las fibras que las contienen pueden ser varios.
 
En primer lugar, el uso continuo de la columna a través de los años conlleva un envejecimiento natural que facilita la pérdida de resistencia de las fibras del anillo. Esta degeneración natural se puede ver acelerada por un sobreuso de la columna, como en determinados trabajos o deportes. Igualmente, la obesidad supone soportar una carga extra y por tanto un sobreesfuerzo de la zona lumbar.
 
Los traumatismos fuertes (como caídas en altura o accidentes de tráfico) también pueden producir incrementos de presión desproporcionados en los discos, impulsando el núcleo hacia el exterior. Igualmente, algunas enfermedades de la espalda, así como determinadas cirugías también pueden dañar las fibras del anillo fibroso haciéndolo menos resistente.
 
Finalmente, se sabe que determinados genes están asociados a mayor probabilidad de padecer hernias discales. Esto podría explicar que algunas familias tengan mayor prevalencia de esta enfermedad. Aunque se desconoce su mecanismo exacto de actuación se cree que está relacionado con la cantidad y tipos de colágeno presentes en el núcleo pulposo y anillo fibroso.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: