EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Lumbago y su Tratamiento

Lumbago es un término sinónimo de lumbalgia, es decir, dolor en la parte baja de la espalda. El lumbago es uno de los motivos más frecuentes de consulta médica en el mundo. Se estima que el 80% de las personas sufrirán lumbago en algún momento de sus vidas.

 

Existen varias patologías de la columna que pueden provocar un lumbago, aunque lo más frecuente es que se produzca como consecuencia de levantar peso bruscamente o de una mala postura. Es lo que se denomina lumbago mecánico.

 

El lumbago afecta a la parte baja de la espalda pero puede irradiarse a los glúteos e incluso al muslo, aunque raramente afecta por debajo de la rodilla (esto es más propio de la ciática). La forma e intensidad del dolor no depende de la patología que haya causado el lumbago. De hecho, un simple lumbago mecánico puede producir un dolor muy intenso, mientras que un lumbago por hernia discal puede ser leve.

 

Cuando el lumbago está producido por una enfermedad de fondo, las patologías más frecuentes son la enfermedad degenerativa de disco, la espondilosis, la hernia discal, la estenosis espinal y la espondilolistesis. Cuando el lumbago es de tipo mecánico, la causa del dolor suele ser una lesión en los músculos de la columna (normalmente por distensión, contractura o microrroturas).

 

Además del dolor, el lumbago suele producir una contractura muscular de la espalda y una rigidez que impiden el movimiento de la columna. Todo esto puede impedir andar o incluso estar de pie. También es frecuente que duela al presionar sobre la zona lumbar afectada.

 

Si no existen síntomas que indiquen una mayor gravedad (por ejemplo pérdida de fuerza en las piernas, fiebre, o pérdida de control de los esfínteres), se iniciará un tratamiento conservador y probablemente no será necesario realizar más pruebas diagnósticas.

 

El tratamiento conservador consiste en reposo (se puede estar en cama pero no se aconseja más de dos días), terapias de frío y calor, antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares, así como algunas técnicas de fisioterapia. Si el dolor es muy intenso se pueden prescribir inyecciones intramusculares de corticoides. Cuando la crisis pase es importante retomar la actividad cuanto antes, así como realizar ejercicio físico moderado y adoptar otras medidas de wellness. Cuando exista una enfermedad de fondo causante del lumbago (por ejemplo una hernia discal), además del tratamiento conservador deberá añadirse el tratamiento de esta enfermedad.

 

· Ver los Ejercicios Específicos para el Lumbago

 

La cirugía sólo será necesaria en un porcentaje muy reducido de pacientes con lumbago. Puede estar justificada si los síntomas permanecen después de dos meses desde que comenzaron, a pesar del tratamiento conservador, y si además estos síntomas impiden las actividades diarias del paciente.

 

La evolución de la crisis de lumbago es satisfactoria en la mayoría de los casos. Con el tratamiento descrito, los síntomas suelen remitir en unos días. Si existe una enfermedad de base que está originando el lumbago, es posible que se repitan las crisis o que el lumbago se haga crónico. En este caso puede ser necesario un seguimiento más intenso. Cuando se trata de un lumbago mecánico, normalmente será un episodio pasajero y no requerirá de mayor seguimiento.

SIGUIENTE: Ciática

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: