EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud información médica de confianza sobre las enfermedades de espalda y cuello
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Pruebas Diagnósticas: Continuación

La mielografía es una técnica que permite obtener imágenes de la médula espinal. Consiste en introducir contraste en el líquido que baña la médula, de forma que ésta se hace visible a los rayos X. La introducción del contraste va guiada por un monitor de rayos X y generalmente va seguida de la realización de radiografías o un TAC.

 

La mielografía es muy útil para obtener imágenes de la médula y de las raíces nerviosas y ver si están comprimidas por una hernia discal, una estenosis espinal u otra causa. También es posible ver la médula y nervios a través de una resonancia magnética, pero a veces el paciente lleva dispositivos metálicos que contraindican la prueba o distorsionan las imágenes.

 

Una complicación de la mielografía es la fuga de líquido cefalorraquídeo. Se produce por donde la aguja con contraste pinchó la duramadre (la capa que contiene la médula y el líquido). Suele producir dolor de cabeza que se mitiga al tumbarse. Normalmente se resuelve en uno o dos días si se permanece horizontal y se beben suficientes líquidos. Si persiste se puede inyectar sangre del propio paciente en el espacio epidural para que actúe como tapón.

 

La electromiografía se usa en los pacientes de columna para estudiar el estado de los nervios y diagnosticar la compresión de las raíces nerviosas. Éstas suelen estar comprimidas en patologías como la hernia discal, la estenosis espinal u otras. El procedimiento consiste en introducir una agujas en los músculos a estudiar (normalmente en las extremidades) y registrar su actividad eléctrica en reposo y al contraerse. También sirve para diferenciar si el problema del paciente no está relacionado con la columna, sino con sus músculos o su sistema nervioso. La electromiografía (EMG) no requiere anestesia, aunque algunos pacientes describen los pinchazos como dolorosos.

 

Otra técnica usada por los especialistas de columna son los potenciales evocados somatosensoriales. Se trata del mismo concepto que la electromiografía aunque en vez de diagnosticar la compresión de las raíces nerviosas diagnostica la compresión de la propia médula. Es útil por ejemplo en la estenosis espinal central o sublaminar. También se usa durante la cirugía de columna para avisar en caso de producir un daño a la médula.

 

La gammagrafía es una prueba diagnóstica capaz de detectar las zonas con inflamación dentro de la columna. Consiste en introducir una pequeña cantidad de sustancia radioactiva en el cuerpo. Esta sustancia tiende a ubicarse en las zonas con inflamación y creación de hueso (por ejemplo una fractura, un tumor o una infección). Posteriormente, mediante un escáner capaz de detectar la radioactividad, se obtienen imágenes de las zonas con la sustancia radioactiva, es decir con un foco de inflamación. Generalmente, tras la gammagrafía se realizan otras pruebas con más resolución (resonancia o TAC) para obtener imágenes más precisas de las zonas identificadas.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: