EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Cirugía de la Ciática

La ciática no es una enfermedad, sino un síntoma. Se define como el dolor que se siente en una pierna como consecuencia de la compresión de su nervio. Es decir, cualquier patología que comprima el nervio puede causar una ciática. No obstante, las causas más frecuentes de ciática son la hernia discal lumbar y la estenosis espinal.

 

· Leer más sobre la Ciática

 

La inmensa mayoría de pacientes con ciática no necesitará operarse, sino que les bastará con un tratamiento conservador: reposo, calor local, medicación y fisioterapia. Si tras 6 semanas no consiguen controlar los síntomas, y estos afectan a su actividad diaria, se puede pensar en el tratamiento quirúrgico.

 

La operación de la ciática, como la mayoría de operaciones de espalda, es electiva. Es decir, el paciente es quien decide finalmente si debe o no operarse. Los únicos casos donde el médico recomendará la operación es cuando existe una progresión de los síntomas neurológicos (especialmente una pérdida de fuerza) o en caso de pérdida de control de los esfínteres anal o urinario (el denominado síndrome de cauda equina, que constituye una urgencia).

 

El tipo de operación para tratar la ciática dependerá de la causa de ésta, aunque lo más frecuente es realizar una microdiscectomía o una laminectomía. Si además de la compresión nerviosa, el paciente sufre otras patologías, es posible que el cirujano aconseje quitar el disco intervertebral y hacer una fusión lumbar.

 

La microdiscectomía se realiza cuando la ciática está originada por una hernia discal. Durante la operación se extrae solamente la parte del disco herniada y que comprime al nervio. Se trata de una cirugía bastante conservadora, por lo que la recuperación será rápida.

 

La laminectomía se usa cuando la ciática está producida por una estenosis espinal. En este caso, la compresión del nervio se produce por un sobrecrecimiento del hueso de la vértebra. Durante la operación se extrae la parte posterior de la vértebra (lámina) y normalmente también parte de la articulación facetaria (la que une las vértebras en la parte posterior).

 

Como hemos dicho previamente, la cirugía de la ciática es una decisión del paciente, según el dolor que sufra y la necesidad que tenga de volver a la actividad diaria rápidamente. En algunos casos, los pacientes prefieren aguantar más tiempo con el dolor y aprender a reducir la aparición de crisis, así como a tratarlas (en estos casos, las infiltraciones de corticoides epidurales pueden tener un papel relevante). En otros casos, por su estilo de vida o profesión, los pacientes pueden optar por una solución más rápida como es la cirugía.

 

Después de la operación, el periodo de recuperación depende de la cirugía en concreto que se haya realizado. Es más rápido tras una microdiscectomía que tras una laminectomía o una fusión. El porcentaje de éxito también depende de la técnica que se haya usado, y aunque suele ser alto, es mayor cuando la ciática se debe a una hernia discal que cuando está producida por una estenosis espinal.

SIGUIENTE: Laminectomía

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: