EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Cirugía Lumbar

La cirugía lumbar se refiere a la diferentes operaciones para tratar las patologías de la zona lumbar, es decir, desde la primera vértebra lumbar (L1) hasta la primera sacra (S1). No obstante, la mayor parte de las intervenciones lumbares se realizan a nivel de L4-L5 y S5-L1, que son los segmentos que suelen originar más problemas.

 

La mayoría de las operaciones lumbares son electivas, es decir, el paciente es el que decide finalmente si someterse o no a la intervención. Esto se debe a que la situación del paciente, aunque sea limitante, no suele ser tan grave como para hacer irremediable la cirugía. Para ello debe valorarse la información del médico sobre las probabilidades de éxito y compararlas con los posibles efectos secundarios y complicaciones. 

 

En general, existen dos grandes tipos de cirugías lumbares: las cirugías de descompresión y la fusión vertebral. Las cirugías de descompresión sirven para liberar nervios comprimidos por una hernia discal, una estenosis espinal, u otra patología. La compresión de una raíz nerviosa lumbar suele dar lugar a una ciática en la pierna correspondiente. El tratamiento quirúrgico consiste en quitar aquello que está comprimiendo el nervio, ya sea parte del disco (mediante una discectomía) o del hueso (mediante una laminectomía).

 

· Leer más sobre la Discectomía Lumbar

 

· Leer más sobre la Laminectomía

 

La fusión consiste en eliminar el disco que une dos vértebras y sustituirlo por un injerto de hueso que acaba fusionándose y creando un bloque sin movilidad. La fusión está indicada sobre todo en casos de enfermedad degenerativa de disco y en pacientes con espondilolistesis.

 

· Leer más sobre la Fusión Lumbar

 

Además de las enfermedades indicadas, tanto la cirugía de descompresión como la fusión pueden usarse también para tratar otros problemas de la columna lumbar, como por ejemplo infecciones, fracturas o tumores.

 

Aparte de la descompresión y la fusión, otra técnica que se está desarrollando cada vez más es la implantación de un disco artificial. Esta intervención puede solucionar en determinados pacientes los problemas de un disco intervertebral dañado sin renunciar a mantener la movilidad entre las vértebras involucradas.

 

· Leer más sobre los Discos Artificiales

 

En definitiva, aunque la inmensa mayoría de pacientes con problemas lumbares no necesitarán operarse, la cirugía puede ser una opción útil en casos donde los tratamientos no quirúrgicos no han dado el resultado esperado. En ese caso, el paciente debe valorar junto a su médico los pros y contras de cada técnica y prepararse físicamente previamente a la intervención, así como durante la rehabilitación postoperatoria.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: