EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Foraminotomía

La foraminotomía es un tipo de cirugía cuyo objetivo es liberar los nervios que se encuentran pinzados en su salida de la columna. Se trata, por tanto, de una cirugía de descompresión. Se realiza más frecuentemente en la zona cervical y lumbar.

 

El término foraminotomía se debe a que la compresión de los nervios se produce en su paso por el foramen intervertebral. El foramen, o agujero de conjunción, no es más que el espacio entre dos vértebras por donde salen los nervios. Por tanto, en cada unión de dos vértebras existen dos foramen, uno a la izquierda y otro a la derecha.

 

· Leer más sobre la Anatomía de la Columna

 

Existen varias patologías donde se puede producir un pinzamiento de los nervios por estrechamiento del foramen. Las más frecuentes son la estenosis espinal (especialmente la estenosis foraminal), la hernia discal, la enfermedad degenerativa de disco, la espondilosis, así como la presencia de osteofitos. En cualquiera de ellas es posible que el médico nos recomiende una foraminotomía, que además frecuentemente va acompañada de una laminectomía, discectomía, o laminotomía.

 

En cualquiera de estas patologías, la compresión del nervio suele producir dolor local (cervicalgia o lumbalgia) y dolor irradiado. En el caso de patologías cervicales el dolor irradiado puede ser a cabeza, hombros, brazos o manos. En las patologías lumbares a glúteo, piernas o pies. Aunque lo más frecuente es el dolor, también puede haber hormigueos, adormecimiento, pérdida de sensibilidad y más raramente pérdida de fuerza.

 

La operación consiste en quitar hueso u otro tejido que obstruya el foramen y esté comprimiendo el nervio. La foraminotomía se realiza por la espalda, a través de una pequeña incisión. Se apartan los músculos hasta llegar al foramen donde se extraerá el ligamento, los osteofitos, o la parte de disco responsables de la compresión. Una vez el nervio esté liberado se recoloca la musculatura en su sitio y se cierra la herida. Las posibles complicaciones son las propias de toda cirugía (sangrado, infección, anestesia, etc.) y la lesión del nervio durante su manipulación.

 

Dependiendo del caso concreto, el alta hospitalaria se puede producir en el mismo día de la operación o en uno o dos días. Generalmente, tras la operación el dolor y demás síntomas remiten en poco tiempo. La vuelta a las actividades cotidianas suele producirse en pocas semanas.

SIGUIENTE: Discos Artificiales

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: