EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Indicaciones de las Infiltraciones Epidurales

Las infiltraciones epidurales están especialmente indicadas en enfermedades de espalda que cursan con radiculopatía, es decir, con compresión de las raíces nerviosas. Debido a que las raíces nerviosas deben atravesar el espacio epidural en su salida desde la médula hacia fuera de la columna, los corticoides epidurales son capaces de reducir la inflamación de las raíces comprimidas y aliviar los síntomas. Normalmente los síntomas de la radiculopatía incluirán dolor irradiado (a brazo y hombro en la radiculopatía cervical, y a pierna y glúteo en la radiculopatía lumbar), aunque es posible que sólo den síntomas en la propia columna (cervicalgia o lumbalgia). La irradiación a pierna se denomina ciática. Existen distintas patologías que pueden producir compresión nerviosa y radiculopatía, siendo las más frecuentes la hernia discal, la estenosis espinal y la osteoartritis o espondilosis. La presencia de discos herniados o de osteofitos suele ser la causa más probable de compresión del nervio.

 

Las infiltraciones epidurales las pueden realizar distintos tipos de especialistas (anestesiólogos, traumatólogos, neurocirujanos o radiólogos). Se suelen hacer en régimen ambulatorio (es decir, sin dormir en el hospital). El procedimiento dura una media hora y no es necesaria la anestesia general, sino sólo local (en casos de ansiedad se puede hacer una sedación leve). Una vez terminada se suele dejar al paciente en observación una o dos horas hasta darle el alta. Las infiltraciones no dejan cicatriz ni impiden la realización futura de cirugía si fuera necesaria. Al día siguiente de una infiltración epidural el paciente puede hacer vida normal.

 

Se pueden realizar varias infiltraciones epidurales, aunque se suele establecer un máximo de 3 al año. Algunos especialistas prefieren hacer el ciclo de dos o tres infiltraciones seguido (separadas sólo un par de semanas) mientras otros prefieren distanciarlas al máximo dentro del año. En ambos casos, si no se produce mejora con la primera infiltración debe cuestionarse la continuación del tratamiento.

 

Las infiltraciones epidurales son una alternativa a la cirugía cuando no han dado resultado los tratamientos conservadores (reposo, antiinflamatorios, fisioterapia, etc.). Las infiltraciones pueden ser una solución definitiva en algunos pacientes, mientras que en otros sólo son eficaces temporalmente (en este caso desde unas semanas hasta un año). Aún no está claro el efecto a largo plazo, y cuando no son definitivas el objetivo es ganar tiempo mientras se intenta curar la enfermedad por otros medios no quirúrgicos.

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: