EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Infiltraciones Facetarias

Las infiltraciones facetarias, también llamadas bloqueos facetarios, son infiltraciones de corticoides y/o anestésicos en las articulaciones facetarias. Sirven para diagnosticar y tratar los dolores cervicales, torácicos o lumbares asociados a la degeneración de estas articulaciones.

 

Las articulaciones facetarias, o articulaciones cigapofisarias, se encuentran situadas en la parte posterior de la vértebras, y constituyen uno de los dos sistemas de apoyo de unas vértebras sobre otras (el otro sistema son los discos intervertebrales).

 

· Ver más sobre la anatomía de la columna vertebral

 

En determinadas patologías de la espalda las articulaciones facetarias se degeneran, perdiendo el cartílago interno. La ausencia de este cartílago hace que se produzca un roce entre los huesos, y por tanto inflamación y dolor. La patología más representativa de esta situación es la osteoartritis de columna o espondilosis. En la osteoartritis de columna se produce una degeneración discal y facetaria que se extienden al resto de la vértebra con el paso del tiempo. A la afectación facetaria se le conoce como síndrome facetario. Un traumatismo fuerte (p.ej. accidentes de tráfico) o un estrés mecánico excesivo también pueden producir una alteración facetaria que requiera de infiltraciones.

 

Las infiltraciones facetarias se pueden usar para dos cosas: para verificar si el dolor proviene de las articulaciones o para tratar el dolor. En el primer caso se infiltran las articulaciones sospechosas de causar los dolores del paciente. Si tras la infiltración de anestésicos los dolores desaparecen podemos asegurar que las articulaciones facetarias infiltradas son las causantes de los síntomas. En caso contrario, los dolores pueden venir de otras articulaciones facetarias no infiltradas o simplemente de otras zonas de la columna que no son las articulaciones facetarias.

 

En el caso de las infiltraciones para calmar los dolores facetarios el objetivo, más a largo plazo, es que los corticoides reduzcan la inflamación de la articulación facetaria.

 

El procedimiento de las infiltraciones facetarias no suele durar más de media hora. Normalmente no es necesaria anestesia general, sino sólo local (con una ligera sedación si el paciente muestra mucha ansiedad). Se trata de una técnica ambulatoria (es decir, no es necesario dormir en el hospital) y al día siguiente ya se puede hacer vida normal.

 

Se suelen usar rayos X (radioscopia) durante las infiltraciones facetarias para evitar dañar estructuras vecinas y para asegurarnos de que realmente estamos infiltrando dentro de las articulaciones facetarias.

 

Las infiltraciones facetarias con corticoides pueden repetirse hasta 3 veces por año, en caso de que la mejoría sea temporal. Sin embargo, si la primera infiltración no ha producido mejoría alguna debe cuestionarse si realizar más infiltraciones.

 

Los efectos secundarios y complicaciones de las infiltraciones son poco frecuentes. En general se trata de procedimientos bastante seguros, especialmente si se usan rayos X (fluoroscopia).

SIGUIENTE: Cirugía

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: