EspaldaSalud: Información Médica de la Columna
EspaldaSalud: Información Médica de la Columna

Ozono

El tratamiento con ozono, también llamado ozonoterapia, es una alternativa no quirúrgica para tratar algunas patologías de espalda, así como otras partes del cuerpo. Aunque se usa desde hace más de treinta años, últimamente ha experimentado un crecimiento significativo.

 

El ozono (O3) no es más que una molécula de oxígeno (O2) a la que se añade un tercer átomo de oxígeno. Este proceso se lleva a cabo en la propia consulta del médico, a través de un aparato especializado. El ozono tiene varias propiedades, entre las que destacan su capacidad analgésica y antiinflamatoria, así como su acción oxidativa de los tejidos.

 

El tratamiento con ozono consiste en aplicar inyecciones en las zonas a tratar o en zonas cercanas a éstas. Dependiendo de la patología en concreto, el procedimiento se llevará a cabo en quirófano (con ayuda de rayos X para guiar la aguja), o en la propia consulta. Normalmente se realiza con anestesia local y el paciente es dado de alta en el mismo día del procedimiento.

 

El uso del ozono en la medicina comenzó en Europa en los años ochenta. En la actualidad se han tratado miles de pacientes con esta técnica. En Estados Unidos su uso está menos extendido, a la espera de estudios propios que confirmen su efectividad.

 

Las patologías para las que el ozono puede estar indicado son variadas. Una de las más frecuentes es la hernia discal, donde se cree que el efecto oxidativo del ozono reduce el tamaño del disco intervertebral, dejando más espacio para la salida del nervio. En este caso se inyecta el ozono directamente en el disco lesionado, bajo control de rayos X en el quirófano. Antes de este procedimiento, y posteriormente, se suele aplicar una o varias infiltraciones de ozono en la musculatura a ambos lados de la columna (musculatura paravertebral). Aquí el ozono actúa localmente, disminuyendo la inflamación de los tejidos.

 

· Leer más sobre la Anatomía de la Columna

 

La ozonoterapia la pueden llevar a cabo distintos tipos de médicos, incluyendo traumatólogos, neurocirujanos, radiólogos intervencionistas y anestesiólogos (estos últimos en las denominadas unidades de dolor).

 

El ozono, como alternativa a la cirugía, es un procedimiento menos doloroso, de recuperación más rápida y de menores complicaciones. La única contraindicación de la ozonoterapia es el favismo (deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa) y algunos casos de hipertiroidismo. Además, según algunas características del paciente (edad, calcificaciones, etc.) puede no estar indicado infiltrar ozono.

 

En definitiva, el ozono es una opción de tratamiento muy poco invasiva que puede representar una alternativa seria a la cirugía para algunas patologías de espalda, una vez tengamos más datos sobre su efectividad.

SIGUIENTE: Wellness

Lo más leído:

Lo más nuevo:

Próximamente:

¿Cuándo es el Dolor de Espalda una Emergencia?

 

Suscríbete a la Newsletter y te avisaremos cada vez que se publique un nuevo artículo.

Recomendar esta página en: